lunes, 30 de enero de 2012

TU SONRISA



   Adivino tu sonrisa,
esa luz que se desprende,
que ilumina tus pupilas
es como si me enviase
una pizca de energía
que me ayuda a mantener
cierto sosiego en mi vida.
   Y si no te puedo ver,
da lo mismo, la imagino
acariciando tus ojos,
prendida en la comisura
de tus labios clandestinos.
   Y con eso es suficiente.
   Hay quien dirá: no es lo mismo,
pero para mí, lo es.
   Solamente con saber
que cuando piensas en mí
se dibuja en tu semblante,
ya no necesito más.
   Con eso tengo bastante.
                              Marisol,  7-1-12

domingo, 29 de enero de 2012

MI CLARINETE Y YO


Marisol dice: 
     
   ¡Ay! Qué ilusión, qué emoción
  me produce el sonidito
menos cuando suena el pito
que todo me lo estropea
y es que a veces suena y suena
¡vaya desesperación!
   Otras veces mi ignorancia
lo pone todo en su sitio;
sin saber cómo y por qué
van desfilando las notas
con una gracia y salero
que me animo, hasta me creo
que lo estoy haciendo bien.
   Menos mal que poco a poco
controlo la situación
y si digo que controlo
es porque mi profesor
me anima, me dice: ¡venga!
que esto está mucho mejor.
Así es que estamos en ello,
poquito a poco y tesón
ahora mismo desfilando
que me hace mucha ilusión.
                                        Marisol, 7-10-11
           
 Clarinete dice:

   La parrafada anterior,
como podéis comprobar,
la firma la que es mi ama,
 o no sé cómo nombrarla,
que dicho de esa manera
parece cosa muy rara
pues "sado-maso" me suena
pero claro, de eso nada.
   Cierto es que la relación
resulta muy afectiva.
Si te pones a pensar
lo que ocurre cada día
ves que lo fundamental
son los contactos amables,
tocamientos insalvables
que no  puedes evitar.
   El contacto de los labios
no se lo puedes negar
y una vez que has empezado
ya no lo puedes dejar.
  Y hay que decir que es activa,
porque en toda la semana
no perdona ningún día.
Menos mal que hay sabadetes
que me deja descansar.
Para que luego te digan
que es ése el único día
que se puede… “festejar”
   Pero si he de ser sincero
tengo que reconocer
que me gusta este “jaleo”
pues cada vez que acaricia
mis sentidos con sus dedos
siento que me voy templando;
todo mi cuerpo se empapa
y noto por mis adentros
una calidez extraña
que me inunda, que me atrapa
y me hace lanzar sonidos
que, aunque a veces suenan raros,
otras veces se parecen
a dulces notas bailonas
que me envuelven con sus lazos.
   Hay que ver qué cursilón
y qué ñoño que me he puesto,
pero es que ésa es la verdad,
¿ o yo no tengo derecho
a sentir como el trombón
o como  otro clarinete
o trompeta o saxofón?
   Pues nada, que cada uno
disfrute con su emoción.
   Y aunque haya otros colegas
que tienen el privilegio
de pertenecer a genios,
yo, la verdad, no me quejo.
   Yo voy, mejor dicho, vamos
pasito a paso, aunque lentos
pero siempre disfrutando
y entre alientos y jadeos
dibujando melodías
y echando notas al viento.
Pues es de lo que se trata:
música, fiesta y color
con una dosis de amor
un poco de buen humor
y un “puñao” de sentimiento.
                                          Marisol, 24-1-12      

INSPIRACIÓN



   ¿Cómo he estado tanto tiempo
teniéndote sin tenerte?
   ¿Qué resorte se ha activado
por mi alma y por mi mente?
 ¿Acaso no me veías?
   ¿Acaso no quise verte?
   Menos mal que ahora te intuyo,
te presiento y tú me envuelves
con tus caricias, tus alas,
tus misterios, tus saberes.
   Déjame que te desgrane,
que sienta lo que presientes,
que investigue en tus adentros,
que me empape de tus mieles.
   Y si te duermes, ten sólo
un descansillo ligero,
que despiertes con el alba
para navegar conmigo
como barco y marinero,
surcando mares del alma,
velas henchidas al viento.
                                 Marisol, 20-1-12

jueves, 26 de enero de 2012

LA CONVIVENCIA



   No me pienso poner borde
en el borde de mi sitio,
me pondré justo en el centro
no me caiga al precipicio.
   Y es que siempre hay que poner
los puntos sobre las ies
para poderse entender
sin buscar otros matices.
   Hay que intentar conseguir
que todo quede muy claro,
que hablando se entiende el mundo
ya sea en árabe o en cristiano.
   Dejando las cosas claras
desde el principio de todo
cada uno sabe su meta,
su salida y su recodo.
   Así es que aplicar el cuento,
cada uno en su lugar
que es donde se debe estar
para el buen entendimiento.
                            Marisol, 2-1-12

lunes, 23 de enero de 2012

A UN PROFESOR



                                                           Ilustración: Vincent van Gogh



   No traumatizó mi tiempo,
así lo quiero creer
para no fortalecer
mi pobre resentimiento.
   Nunca he podido leer
esos hermosos poemas
pues me dañaba pensar
cómo se escribe esa paz
declarándote la guerra.
   Aquellos tristes recuerdos
los he podido aparcar,
siempre he querido olvidar
su apatía, su desdeño.
   Si me pretendió anular
no lo pudo conseguir,
luché por sobrevivir
y mis metas alcanzar.
   Pero siempre he mantenido
un latente resquemor,
un no saber perdonar,
un rencor disimulado
aun queriéndolo evitar.
   Y por fin, algo ha cambiado,
me di permiso a mostrar
algo que desde hace tiempo
luchaba por despertar.
   Es como si diera fruto
lo que un día se sembró,
una semilla pequeña
que dentro de mí prendió.
   A pesar de haber estado
dormida por mis adentros,
ha resurgido con fuerza,
ha gritado entre silencios.
   ¿Que por qué quedó dormida?
¿por qué tardó en despertar?
   Eso nunca lo sabré
pero quisiera intentar
poder saber perdonar
y utilizar este don
para poder conseguir
esa reconciliación.
   Que me permita vivir
sin rencores, sin recelos,
admitiendo que fue él
quien supo depositar
esa chispa y su saber,
y yo lo supe captar.
   Que él descanse y yo me  acune
en esta nube de paz.
                               Marisol, 18-1-12


domingo, 22 de enero de 2012

POESÍA


Ilustración: Norberto Abellán

   No te alejes, por favor,
no podría soportar
vivir sin tu palpitar
dentro de mi corazón.
   Antes de llegar a mí
soportaba tus ausencias
pues no tenía consciencia
de poder tenerte así.
   Ahora que tengo tu voz
no quiero ni imaginar
que te tengas que marchar,
quiero sentir tu calor.
   Disfrutar tu compañía,
sentir tu paz, tu armonía,
que te apoderes de mí,
que me envuelvas con tus lazos
desgranando en mil retazos
mi pasión, mi fantasía.
   No me dejes, por favor
alma de mi alma: POESÍA.
                                     Marisol

viernes, 20 de enero de 2012

TOCO TOCO



Para Mario

 Toco, toco, toco el pelo
toco, toco, toco el ojo
toco, toco la naríz
tararara tararí,
tararara tararí.

    Hago palmas con las manos
doy saltitos con los pies,
media vuelta y al revés,
media vuelta y otra vez.

   Toco tocaré la oreja
toco tocaré la boca
toco toco la naríz
tararara tararí
tararara tararí.

  Hago palmas con las manos
doy saltitos con los pies,
media vuelta y al revés,
media vuelta y otra vez.

               Marisol, 2007

JUGAR, JUGAR, JUGAR

Para Diego

Tengo mis manitas
para hacer palmitas.
  Yo juego con ellas
son mis amiguitas.

   Son cinco lobitos
es una ratita,
con mis piececitos
hago unos pinitos,
juego a la pelota,
doy muchos saltitos.

   Jugar, jugar, jugar,
como me gusta jugar.
   Tachín, tachín, tachín,
soy un nene muy pillín
patatán, patatín.

           Marisol, 2011

LA MEDIA FIESTA



   Al son de la media fiesta
hay que saber prepararse.
   San Antón se despereza,
van a venir a bailarle
y alrededor de la hoguera
dar vueltas y jalearle.

   Entre vítores y aplausos
animamos el ambiente
y luego a coger el pan
¡vaya mogollón de gente!.

   Todo esto sin olvidar
lo de los animalicos
pues San Antón los bendice,
perros, gatos, pajaricos.

   Ya nuestros representantes
tienen montado el “tinglao”
pues la gala ya está a punto,
todo en orden y “arreglao”
para colmar de ilusión
a los grandes y pequeños
desde sus capitanías
en estas fiestas de ensueño.

   Y nada, a partir de ahora
comienza la cuenta atrás.
Hay que agilizar los planes,
las ideas, los ajuares,
que nuestras fiestas se acercan
inundando de color
nuestro pueblo, nuestras calles.

  ELDA, llena de esplendor.

                                     Marisol

domingo, 15 de enero de 2012

HOY HA VUELTO A AMANECER



   Ha sido una noche larga
de tinieblas, de esperanzas,
de no saber lo que pasa,
de no quererlo saber,
de analizar un suspiro,
de preguntas sin respuestas,
de palabras adornadas
casi con prosopopeyas;
de promesas incumplidas,
de sentimientos perdidos,
de no saber lo que ha sido
de aquellas dulces propuestas.

   Pero por suerte, la noche
hace mutis, se retira
dejando que se abra paso
una mañana radiante
llena de luz y de vida.

   Hoy ha vuelto a amanecer
vivamos el nuevo día.
                        Marisol, 29-12-11

sábado, 14 de enero de 2012

LAS MENINAS


                                                           
   Según Luca el pintor,
Giordano para más señas,
no tuvo ninguna duda
en catalogar la obra:
“teología de la pintura”.
   La primera vez que fui
a visitar el museo,
al entrar en esa sala
quedé clavada en el suelo.
Era un lujo contemplarla.
   Después, en otros viajes,
cada vez que iba a Madrid,
era visita obligada
ir a ver a Las Meninas.
Eran como aquellas primas
que te gusta visitar.
   Un buen día, de regalo
llegó una lámina a casa;
la enmarcamos, la colgamos
y claro, de vez en cuando
me sentaba y la miraba.
   Teniendo tanto contacto
aumentó la confianza;
ya no solo eran la corte,
eran Felipe y Mariana
y poco a poco te enteras
de lo que en la escena pasa:
   María Agustina Sarmiento
que es una de las meninas
se dirige a la infantita:
   -Margarita, por favor,
debéis tomar la poción,
pero no me lo neguéis
porque si no la tomáis
tendré que dar parte al rey-.
   Y la infanta le responde:
¿Parte dices?, no por Dios,
que se la tome enterita.
Con el armazón de pie
y lo que aprieta el corsé
no me la puedo tragar.
   -Venga, venga- le replica
la otra menina Isabel
-que no será para tanto,
pues yo que llevo otro igual
sí que me puedo mover-.
   -Claro- masculla entre dientes
Maribárbola, la enana.
 -Si tú te puedes mover
será porque estás tan flaca
que no hay nada que apretar
por debajo de la falda-
   ¡Venga ya!
-Se anima Nicolasillo-
¡A ver si empieza la juerga!:
Anda chucho, da un ladrido.
Y el pobre perro paciente
no se inmuta, sigue inerte:
   “El niño, con la patita
me está destrozando el lomo.
Si me aprieta, me lo como,
más no me puedo mover
porque si Diego se enfada
me tira del aposento.
Para salir en la foto
a ver luego cómo entro”.
   Un poquito por detrás
y tirando a la derecha,
la dama Marcela Ulloa
le comunica a un sirviente:
   ¡Estate atento, por Dios!
pues este chiquillerío
si se empieza a alborotar
no sé D. Diego Velázquez
como se lo va a tomar.
   Y Diego, aguantando el tipo
porque se quiere centrar
en sus altezas los reyes
que es lo que intenta pintar.
   Y allí están, igual que Alicia,
Maravillas del espejo
que quedan tan a lo lejos
que no sé si dicen algo.
Aunque ahora que lo pienso
si no se mueven de allí
es porque quieren salir
bien centrados en el lienzo.
   Mientras tanto, José Nieto
desde el quicio de la puerta
contempla toda la escena
sin saber bien lo que ve,
pues comprende casi todo
pero no llega a entender
a quién se le hace el retrato:
a los reyes, las meninas,
al perro o al del pincel,
que por cierto ¡vaya artista!,
no se recata en plasmar
a un pintor de unos cuarenta
cuando en realidad, tener,
lo que se dice tener,
pasa siete de cincuenta.
   Pues estas apreciaciones
las he podido sacar
al cabo de mucho tiempo
de mirar y remirar.
   Para lo que no hizo falta
que pasara ni un segundo,
fue para reconocer
cómo me cautivó el cuadro.
   Ese destello de luz
que atraviesa las ventanas,
que irrumpe desde la puerta,
que envuelve toda la sala
le da vida, calor, aire,
armonía en su conjunto.
Lo hace humano, regio, frágil,
cotidiano, fiel, profundo.
   Diego da Silva Velázquez
tuvo ingenio, genio y arte
para saber conjugar
una escena de la corte
donde el que contempla es,
a su vez, el contemplado.
   Y la frágil sutileza
candorosa y femenina
que representa la escena
le da nombre: Las Meninas.
                                Marisol, 1-10-11

martes, 10 de enero de 2012

ÚRSIDA



                                        Marisol Puche Salas


                          PRIMER PREMIO Y CUENTO GANADOR
                                                       DEL
                            IV CERTAMEN CUENTOS NAVIDEÑOS
                                     “Asociación Cultural Tabasal”
                                                      2011

                                               :::::::::::::::::::::::::::::::::::

                                                                    Dedicado a Raquel por el cariñoso
                                                     empujón que me dio.




Ilustración: Trabajo patchwork de Angustias
Rev. R.M.                                                                                                                                                                            
                                                                                                               


 CUENTO DE NAVIDAD  
     
                                                         ÚRSIDA  




      Dicen que si crees en los sueños, éstos se pueden hacer realidad.
   Si persigues un sueño con ilusión y esperanza ya estás consiguiendo ser feliz en el intento.
   ¿Quién no sueña con ser feliz?


      Esta es la historia de una piedrecita muy  pequeña que deambulaba felizmente por su hábitat junto con otras piedras. Las había más grandes, más pequeñas. Vamos, de todos los tamaños.
   Se sentía muy a gusto jugueteando con sus amigas. Pero ¿A qué pueden jugar unas piedras? Puestos a imaginar: a hacer caminitos, a reunirse en grupo para ver quien es capaz de formar el montón más alto. Una cosa muy divertida era jugar a las tres en raya.
   Hay otra cosa para la que les pedían su colaboración, pero no era divertido. Era para ser lanzadas. Había que ser muy tonta para prestarse a semejante juego, pues a saber a dónde te iban a mandar y a dónde ibas a caer. Aunque siempre había alguna que se atrevía y en más de una ocasión aterrizaba sobre la cabeza de algún chiquillo propinándole un abultado chichón.
   Una vez, a una amiga suya la lanzaron contra una farola. ¡Qué susto se llevó! Llegar a esa velocidad hacia un destello luminoso y armar semejante estruendo. Y menudo susto el que se llevó una pobre polilla que revoloteaba por allí.
   Por cierto, nuestra amiga se llama Úrsida y hay que decir que era una  piedrecita soñadora, sensible, romántica y por lo tanto solía huir de los ambientes donde se practicaban semejantes atropellos. Siempre se implicaba en actividades creativas. Una de las cosas que más le gustaba era que la decorasen.
   ¿Hay algo más bonito y decorativo que una piedra en la que se haya plasmado algún dibujo con bellos colores? Esto le encantaba. Así es que cuando tenía ocasión de participar en alguna exposición de algún pintor, pues allí que se emplumaba. Y la verdad es que triunfaba. Tenía una gracia natural que hacía que con cualquier garabato que pintasen sobre ella, luciese con luz propia. Más adelante comprenderéis  lo de la luz propia.
   En otra ocasión le propusieron formar parte de un mural que se estaba montando para adornar un parque muy importante. Todos decían que aquello era una oportunidad única, pues era un evento en el que estaban implicados representantes políticos y altas personalidades. Se podía considerar privilegiada una piedra, por pertenecer a un mural que iba a perdurar a lo largo de los años en un sitio muy visitado.
   Ahí estaba el problema. Había que sentar la cabeza, porque el formar parte de semejante empresa la obligaba a permanecer allí para el resto de su existencia. Aquello no le resultaba del todo atractivo a nuestra amiga Úrsida.
   Ella  tenía otra idea de lo que quería que fuese su vida. Era soñadora y a veces sus amigas bromeaban con ella. Decían que tenía delirios de grandeza. Y la verdad es que ella aspiraba a que en su vida pasaran cosas más excitantes, divertidas, importantes. Su cabeza parecía estar llena de “pajarillos”. ¿Las piedras tienen cabeza? Úrsida, sí: Cabeza, corazón… Es una piedra muy especial, pero nada vanidosa.
   En una ocasión le presentaron a otra piedra que presumía de que era especial y diferente a todas las demás. Y la verdad es que era muy hermosa. O mejor dicho, hermoso. Era Diamante.
   Cuando Úrsida lo vio, quedó encandilada por su belleza. Brillaba con unos destellos que turbaron su corazoncito. Pero pronto se dio cuenta de que era muy distinto a ella pues con toda su transparencia se podía apreciar al instante la ausencia de corazón. Y al lado de la sensibilidad de ella, resaltaba la dureza de sus aristas y lo cortante que podía llegar a ser. Era una belleza superficial.
   La belleza de Úrsida no se veía al instante pero poco a poco se intuía. Era una belleza auténtica.
 
                                           ::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
 
      Ya estaba bien entrado el otoño pero el verano se había alargado y había hecho mucho calor hasta hacía pocos días. Casi estaban a las puertas del invierno y la temperatura no bajaba. Menos mal que llegaron las lluvias. ¡Que chaparrón más estupendo les estaba cayendo encima! Estaban un buen grupo de amigas reunidas y aquel agua les estaba sirviendo de ducha para quedar relucientes pues estaban a punto de asistir a un casting. Sí,  sí, a un casting en toda regla.
   Era la época propicia porque estando próxima la Navidad, todos los años había cierto movimiento laboral, y había mucha demanda de empleo por el asunto de los belenes. Siempre se necesitaban piedras, musgo, pino, piñas, etc.
   Esto ponía en pie a todo aquel que tuviese interés en tener un papel en aquellas representaciones tan entrañables.
   Había que estar en el sitio oportuno para ser elegida. ¡Vaya suerte! En un momento se vieron transportadas un grupo de piedras, entre ellas Úrsida, en una caja y todo ello apuntaba a que habían sido elegidas para formar parte de un belén. ¡Qué emoción! ¿Será uno de esos que tienen río, prados, montañas?  También podría ser uno de esos reducidos que únicamente tienen el pesebre. Sea como fuere, se sentía muy feliz de poder formar parte de una obra tan hermosa.
   Cuando las sacaron de la caja no podían creerse donde estaban. Era un escenario inmenso.
   Úrsida estaba fascinada viendo cómo se iba montando el paisaje. No sabía donde la iban a colocar pero era divertido ver cómo formaban las montañas, los caminos, el río. Por fin, un día le llegó el turno. A sus amigas las colocaron en el río y a ella que estaba un poco más crecidita la pusieron al lado de la cueva donde estaba Jesús recién nacido. Estaba entusiasmada pues aquel era un papel bastante protagonista. Según había oído era “la piedra redonda donde puso Dios el pie para subir a la Gloria”. ¡Qué emocionante!.
   Cada vez que llegaba algún niño y cantaba ese villancico, se sentía tan orgullosa que no cabía en sí de gozo.
   Así fueron transcurriendo los días. Todas las mañanas había algún cambio: un pastor que se acercaba a entregar algún presente, una mujer que tendía los pañales en el romero, la burra que se acercaba hacia el portal “rín rín  yo me remendaba, yo me remendé, yo me hice un remiendo, yo me lo quité”. ¿Y los peces en el río?  “Beben y beben y vuelven a beber”. Había un movimiento importante y así transcurrían los días de la Navidad.
   Ya había pasado la Nochebuena y estaba a punto de terminar el año y todo lo estaba viviendo desde la primera fila pues estaba en un lugar privilegiado.
   Un día después de Año Nuevo se empezó a notar cierto revuelo. Los pastores que volvían de pastorear a sus rebaños comentaban que había ciertos rumores que hablaban de tres personajes que viajaban desde Oriente con destino a Belén. Parece ser que eran Reyes y portaban presentes para agasajar al Niño recién nacido, pues reconocían que era el Mesías que estaba destinado a salvar al mundo. ¡Aquello sí que era emocionante!
   No obstante, crecía la preocupación. Hacía ya varias jornadas que se les había visto por lugares que podían estar cercanos pero no aparecían.
   ¿Tenían realmente la misión de llegar hasta el portal? ¿O se dirigían hacia otro lugar? Era posible que sólo hubiesen sido rumores y que era otro el destino de aquellos viajeros.




                                     :::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


      Una tarde, corría una brisa muy fría y la gente se retiraba pronto a sus casas a cobijarse al amor del hogar. En la cueva también echaron leña al fuego para que no faltase el calor y la mula y el buey se acercaban al pequeño para arroparle con su aliento.
   Todo invitaba al recogimiento.
   Cuando los candiles llegaron a difuminarse en la noche y las pavesas dejaron de chisporrotear se cubrió todo el pesebre de un silencio inquietante y Úrsida tuvo una sensación extraña. Oía  un sonido difícil de reconocer. Se estaba asustando pero no le dio tiempo a pensar en ello porque de momento se vio envuelta en una extraña bruma; y en medio de un resplandor extraño,  apareció una criatura.
   Tenía una belleza candorosa. Le resultaba familiar pero no acertaba a reconocer quién era. El susto se lo impedía.
   De momento empezó a hablar. Sus palabras estaban dejando atónita a Úrsida. Le estaba pidiendo que le acompañase a hacer un viaje sideral.
-¡Madre mía! – pensó – ¡Es cierto que existen los extraterrestres! -. No sólo lo pensó sino que lo dijo en voz alta.
   La figura que tenía ante sí, de momento soltó una gran carcajada y a continuación le espetó: ¿Es que estás dormida y no me reconoces?  Mírame bien, soy el ángel de la cueva, lo que pasa es que me he puesto el traje de hacer misiones especiales. La pobre piedra ya no sabía si tranquilizarse o preocuparse todavía más.
   El Ángel se sentó a su lado y con la más dulce forma de hablar le explicó a Úrsida cuál era la misión para la que había sido elegida: debía  viajar con él hacia el espacio y atravesar la atmósfera para volver hacia la tierra a toda velocidad y producir semejante desgaste de su masa corporal que originase el mayor destello que nadie pudiese imaginar. Se convertiría en una gran Estrella Fugaz que serviría para que los Reyes que venían a adorar al Niño Jesús pudiesen guiarse y llegar hasta el portal.
   Úrsida había estado oyendo aquella petición sin apenas respirar. No era capaz de reaccionar. Toda su vida había estado pensando en que tenía que hacer algo especial pero nunca  hubiera imaginado semejante misión.
   Cuando el Ángel la tomó en sus manos se sintió la piedra más feliz del mundo y se dejó llevar. Se elevaron por encima de los montes, de las nubes
y viajaron, viajaron atravesando el espacio hasta que fueron recibidas por un coro de ángeles que, con sus dulces cánticos la surtieron de Bondad, de Ilusión, de Paz  y de Amor. Y todo ese equipaje lo cubrieron con un gran envoltorio de plata.
   Con semejantes galas emprendió el viaje de regreso. Respiró profundamente para cargarse de toda la energía que necesitaba e inició una carrera que pronto se convirtió en un vuelo tan rápido, tan rápido en el que vio pasar por su mente, a toda velocidad, lo que había sido su vida y entonces comprendió por qué había tomado algunas decisiones que habían servido para llegar a encontrarse en aquella situación.
   Todo su cuerpo se convirtió en un cúmulo de felicidad. Cuando atravesó la atmósfera, ese roce natural la despojó de sus vestiduras. El envoltorio de plata estalló en minúsculas chispas que proporcionaron un resplandor que dejó una estela inmensa en el cielo, llamando la atención de aquellos Reyes Magos que intuyeron enseguida que aquella era la señal que estaban esperando. Todo el equipaje que transportaba se convirtió en microscópicas partículas de Paz, Ilusión, Bondad y Amor, que fueron esparcidas para proporcionar esas cualidades a los hombres de buena voluntad. Y Úrsida se convirtió en un montón de piedrecitas que se esparcieron por la tierra. Todas ellas eran pequeñas Úrsidas llenas de ilusión, de inquietud y de sueños como su progenitora.
   Los tres Reyes Magos llegaron al portal para entregar al Niño el oro, el incienso y la mirra que habían traído desde el lejano Oriente.


                                  Una minúscula piedra
                                hizo realidad un sueño.


                                  Cuando deseemos algo
                                 hay que saber distinguir:
                                 primero, ver si es factible
                                 y si resulta que sí,
                                 hay que luchar con empeño,
                                 que se puede conseguir.
                               


                                         ::::::: F I N :::::::
                                                                         
                                                                                  

viernes, 6 de enero de 2012

MI ADOLESCENCIA

                                           
                                       Ilustración: Norberto Abellán

   Camino con el sol, hacia el oeste.
 Alguien, haciendo ruido,
 viene a despertar mi adolescencia.
   Tantos años en su letargo, se despereza
 y sacude cientos de sueños,
por lejanos e ingenuos olvidados,
que pronto toman fuerza.
   No se conforman sólo con ser rememorados,
quieren un protagonismo preferente
y anulan sin piedad cualquier empresa
que les impida reinar
en un corazón,
 que ni triste ni cansado,
había olvidado el estruendo
de unos desbocados sentimientos.
   Esa etapa en la que se adolece
hace tiempo que quedó arrinconada
pero no bajo tierra,
tampoco lapidada y surge con fuerza.
No como hierba mala,
pero sí como espora trepadora
que se enreda por el alma.
¿Quién puede detener tanta pujanza?
Ninguno, nadie, nada.
                                          Marisol

miércoles, 4 de enero de 2012

CASCABEL



                                            Ilustración: Norberto Abellán


   Como un cascabel me río,
río de angustias y penas
que no flotan, las ahogo
para que no se me vean.
   Yo sólo apunto alegrías
para tapar la tristeza
que se instala en recovecos
de mi pobre alma indefensa.
   No quiero darle sosiego,
que no piense en lo que venga
que todo pase deprisa
que asomen las buenas nuevas;
que gire la voz del tiempo
y pasen raudas sus fechas
para ver llegar la calma,
que llame pronto a mi puerta.
   Como un cascabel me río,
río de angustias y penas.
                                 Marisol

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...